PP Y CIUDADANOS VETAN LA LEY VIVIENDA DE LA PAH.

Comunicado oficial de La PAH:

El partido de Albert Rivera se une al veto del PP para evitar que la Ley de Vivienda de la PAH se debata en el Congreso. Hoy martes, 20 de marzo, una minoría ha cerrado las puertas del Congreso a un texto de ley que cuenta con amplio apoyo de la ciudadanía. Hoy se ha vetado una propuesta que nace para acabar con la ley actual de vivienda, una ley anómala e injusta que expulsa del sistema a las personas, que nos condena a la exclusión social y a la muerte civil y financiera. PP y Ciudadanos secuestran nuestra solución y deciden seguir apostando por los desahucios, la estafa en alquileres, y las deudas de por vida.
 
Con la complicidad de Ciudadanos, el Gobierno deja que el sector privado siga haciendo negocio con un bien social, con un derecho humano, ampliando la burbuja de la hipoteca a los alquileres. Lo sucedido hoy no representa solamente la repetición de errores del pasado. Hoy, los que han sostenido el veto dan la espalda al trabajo y a las soluciones que hace 9 años que se vienen construyendo desde la calle para responder a su inacción. Su veto no se reduce a una negativa a nuestras propuestas. Es sobretodo una negativa al debate, una resistencia a abrir las puertas del Congreso a la ciudadanía.
 
Para responder a la emergencia habitacional, las ciudadanas decidimos dar forma de texto de ley a las soluciones que ya hace años practicamos desde la calle. Registramos una propuesta legislativa que recoge medidas que permitan acabar con las deudas de por vida, que eviten que ninguna persona se quede en la calle o sin acceso a suministros eléctricos. Medidas que amplían el parque de vivienda social. Proponemos, a diferencia del Plan de Vivienda del PP, que sea la banca y no sus víctimas quien ponga a disposición pública los millones de viviendas vacías que utiliza para especular.
 
Nuestra propuesta no supone mayor gasto en los presupuestos públicos del Estado y prevé que las medidas que puedan afectar a los presupuestos vigentes, se pongan en práctica durante el siguiente ejercicio presupuestario. Por todo ello el camino natural de nuestra propuesta sería pasar al debido debate parlamentario, puesto que el texto no tiene ningún error de forma o contenido que justifique el veto.
 
El gobierno del PP miente, engaña y estafa a la ciudadanía cuando excusa el veto en que nuestras medidas para aumentar el parque público costarían dinero de los presupuestos. Estas medidas se centran en que los bancos y grandes tenedores tengan que ceder sus pisos injustificadamente vacíos a la Administración municipal. PP declara falsamente que desde los presupuestos del Estado se tendría que pagar los alquileres sociales que se concedieran a las familias para habitar en estos pisos cedidos, pero en realidad nuestras medidas contemplan que las familias pagarían estos alquileres sociales según baremos del 10%, 12% y 18% de sus ingresos. Estos pagos, de hecho, podrían ir a parar a la Administración suponiendo una nueva fuente de ingresos. 
El gobierno también declara falsamente que garantizar agua, luz y gas provocaría una disminución de los ingresos de 186 millones, ya que se rebajaría el consumo. Lo que es una cifra ridícula teniendo en cuenta que estas medidas acabarían con la pobreza energética de 5 millones de hogares. Y que serían medidas que no entrarían en vigor hasta el siguiente ejercicio presupuestario, sin afectar a los presupuestos en vigor. Además de que harían innecesarias medidas como el Bono Social y las ayudas al pago de las facturas de los suministros.
 
Nuestro texto de ley está avalado por un amplio consenso social. Cuenta con el apoyo de grupos de hasta 14 Parlamentos Autonómicos, 100 mociones en Ayuntamientos a favor, decenas de vídeos de apoyo de voces reconocidas de músicos, actores, colectivos sociales y periodistas, el apoyo de dos Eurogrupos del Parlamento Europeo y de la Relatoría para la Vivienda Adecuada de la ONU. Además, hemos llevado a cabo un proceso abierto a todos los grupos parlamentarios, incluyendo sus voces y asegurándonos, a cada paso tomado, que se cumplieran todos los trámites exigidos.
 
Sin embargo, nos han cerrado las puertas vetando la discusión democrática. No se trata de un veto técnico, sino de falta de voluntad política.  El veto del PP es alarmante, pero no sorprendente. Se inscribe en una trayectoria de años de complicidad con la banca. Más grave aún es la complicidad de Ciudadanos. El partido de Albert Rivera actúa como cómplice del gobierno del PP sumando la mayoría necesaria para impedir que nuestro texto de ley pueda ser debatido en el Congreso. Ciudadanos se ha aliado con el PP, con falsas alegaciones técnicas en lo que supone un secuestro del aparato legislativo puesto que Ciudadanos tiene la capacidad de levantar el veto del gobierno, ya que lo han hecho en anteriores ocasiones con la Ley Orgánica de Calidad Educativa (LOMCE).
 
Hoy PP y Ciudadanos han mostrado a quiénes representan. Sólo tienen oídos para la banca, las Socimis, los fondos de especulación. Cuando ellos callan se hace un silencio desde dónde hablamos por las que siguen quitándose la vida a causa de la actual ley criminal. Al cerrar las puertas a soluciones construidas colectivamente por quienes sufrimos en la piel la emergencia habitacional, estos partidos demuestran que nos quieren fuera. Fuera del debate, fuera del congreso, fuera del proceso de decisión. Fuera nos tendrán. Porque hoy en nuestro país tenemos un desahucio cada 8 minutos y 7.000 muertes al año por pobreza energética.
 
En la PAH no nos rendimos nunca, porque hay vidas en juego. Por eso, interpondremos un recurso que obligará a la Mesa del Congreso a volver a posicionarse sobre el veto del gobierno a la Ley Vivienda PAH. Y desde la sociedad civil seguiremos dando lecciones a los que se consideraban expertos: primero fueron los bancos y ahora es el gobierno y sus cómplices. Nosotras hemos aprendido a configurar acuerdos que se transforman en leyes, pero ellos no han aprendido nada y repiten la misma respuesta soez. Un veto que perpetúa su política mortífera a la cual nosotras nos oponemos con vida e imaginación. Cada vez que dicen no, generan muerte. Pero ante cada NO suyo, nosotras construimos un SÍ SE PUEDE que salva vidas, que transforma vidas
 
Su veto no es una sorpresa, en nuestros 9 años de recorrido sabemos que las puertas las abrimos nosotras, juntas, organizándonos. Su veto es la enésima muestra de cerrazón ante la vida que vivimos las que somos mayoría. Pero mientras ellos cierran las puertas al diálogo, nosotras hemos abierto las puertas de las casas que nos roban y salimos a la calle. Para seguir posibilitando lo imposible y desobedeciendo una ley que es criminal. 

 

Nosotras, que somos las familias y los jóvenes y las mujeres y las migrantes y los abuelos y las precarias, no esperaremos sentadas a ver cómo destruís nuestro futuro. Nos hemos levantado. No somos una leyenda urbana, somos la realidad, somos un presente que no esperará a las urnas porque ya está en las plazas construyendo la democracia que queremos para nuestros hogares. 
 
Sí se puede, aunque no quieran.
#SeguimosEnPie

 

Deja un comentario