Willy Toledo: “El DELITO de BLASFEMIA en el siglo XXI es una ABERRACIÓN. No hay necesidad de que los abogados cristianos me pregunten a mí sobre mi afiliación política, ideológica o espiritual”.

 

Declaraciones de Willy Toledo a L6N:

No le he dado plantón al juez, he ejercido mi derecho a  la desobediencia, a la desobediencia a la ley, o en este caso a artículos del Código Penal que considero injustos. Considero que no he cometido ningún delito, con lo cual, considero que no hay ninguna necesidad de que el juez, la fiscalía y los abogados cristianos me pregunten a mí sobre mi afiliación política, ideológica o espiritual. Esto es una persecución para todas aquellas personas que voluntaria o involuntariamente de repente un día ofendan los sentimiento religiosos de terceras personas que puedan sentirse ofendidas.

Cualquier persona puede darse cuenta de que esto es una aberración, que en el siglo XXI haya un delito de blasfemia, porque en realidad de los que se trata es de un delito de blasfemia, lo que hicieron fue cambiarle el nombre.