Un escolta de Albert Rivera lo saca de un control de sustancias no permitidas en el aeropuerto, y crea un conflicto con la seguridad.

 

El  7 de octubre en el Prat de Barcelona Albert Rivera se disponía a coger un vuelo dirección Madrid, fue entonces cuando, según informa el Català Digital, al pasar el arco de seguridad, le indicaron que tenía que someterse al control aleatorio de la prueba de trazas una prueba de detección de sustancias no permitidas en el interior de las aeronaves.

El equipo de seguridad de Albert Rivera se negó a que pasara dicho control.

Uno de los escoltas de Rivera les comunicó  que era agente de la Policía Nacional y se hacía cargo de la situación.

Una discusión comenzó entre el personal del aeropuerto y los escoltas de Rivera ya que el protocolo exige la identificación del policía.

El equipo de Rivera increpó a los vigilantes afirmando que “habían interferido en un operativo” .

La Policía ha denunciado a los trabajadores, cuya empresa trabaja bajo supervisión de la Guardia Civil y han sido citados en comisaría para declarar.