El flamenco destrozó a Ciudadanos. De Rosalía a Risto Mejide pasando por los «Gra-mmys»de A. Rivera.

Tras «apropiarse» de la Jusapol, la bandera, el himno y los españoles, Ciudadanos intentó hacerlo también con el Flamenco.

Desde sus inicios el partido naranja ha mostrado tener la solapa más grande que nadie, un inmenso espacio para colgarse medallas fruto de competiciones en las que ni siquiera había aparecido. En este último campeonato, el partido de Albert Rivera ha sido descalificado con antelación, antes de que se realizara la prueba, y no por doping, ha sido el juez de la red el que ha tomado la decisión. Pongámonos manos a la obra:

Todo empezó con el diputado Valenciano Antonio, al que el marketing parece que le queda lejos, aunque sea un producto obtenido de sus entrañas:

La réplica del dip. de Compromís no se hizo esperar, y como acostumbra, sin tapujos: «envenenar».

Si éramos pocos, parió la burra. Esta gente no aprende:

 

Sus afines ya no se cortan:

Repito, sorprende que viniendo de donde vienen no puedan distinguir una campaña de marketing.

Un nuevo invitado a la fiesta aparece, Manuel Valls entra por la puerta grande, pero se olvida de cerrarla:

El oportunismo a veces no es adecuado.

Bonus: siempre grandes @unitedUnknow