“En el nombre del padel, del pijo y del espíritu rancio”. El gran Wyoming difunde las enseñanzas del Aznarismo.

“En el nombre del padel, del pijo y del espíritu rancio”, así empezaba el el Gran Wyoming, representante de Anar en la tierra, su análisi sobre las declaraciones del expresidente José MAría Aznar.

“Gracias por iluminarnos y no dejarnos vagar por el limbo”. Una de sus apariciones tuvo lugar en Valencia en un acto de la santa Faes: “las situaciones pueden ser complejas, pero no banales”, estas palabras son las que responde Aznar cuando le preguntan por el gobierno de España en el extranjero. “No es fácil explicarlo, cuando españa se enfrenta a un desafío diario a su unidad, a sus instituciones,  a los elementos básicos de su convivencia y su estabilidad, el gobierno dependa de los partidos cuyos máximos dirigente se enfrentan a una acusación que en términos penales es de rebelión, y en términos políticos se llama golpismo”.

La “apocalíptica” visión de España del ex presidente dió para la segunda parte del sketch “palabra de Aznar” donde con ayuda del monaguillo Mateo, el presentador de El Intermedio parodia las palabras del nuevo Dios.