Mongolia contesta a la ultraderecha tras las cancelación de su actuación en València por amenazas directas.

El teatro La Rambleta comunica que la celebración de la función “Mongolia sobre hielo” supone “un riesgo inasumible para la seguridad de los asistentes, de los artistas y del personal del recinto”.

La función tenía asignadas las fechas  1 y 2 de diciembre. El Ayuntamiento de València acaba de garantizar que el espectáculo “Mongolia sobre hielo” podrá realizarse y que pronto anunciarán el lugar y la fecha.

Revista Mongolia se muestra sorprendida por que “las autoridades no sean capaces de garantizar la seguridad“.

 

 

En su cuenta de Twitter Edu Galán fue algo mas contundente:

Este es el comunicado completo:

COMUNICADO DE MONGOLIA
Ante la decisión de cancelar la representación de “Mongolia sobre hielo” en La
Rambleta de Valencia, programadas para el 1 y 2 de diciembre, los miembros de
Mongolia expresan lo siguiente:
1- Acatamos la decisión tomada, pero no la compartimos. Es más: nos parece una
grave equivocación en una democracia que quiera ser digna de este nombre.
2- Valoramos y agradecemos los esfuerzos realizados por La Rambleta y sus
trabajadores para seguir adelante con la actuación, pero no comprendemos que las
autoridades no sean capaces de garantizar la seguridad.
3- Es inimaginable en una sociedad democrática que las amenazas de un pequeño
grupo violento e intolerante fuerce la suspensión de actividades culturales de forma
continuada sin que las autoridades actúen para evitarlo.
4- Nos resulta incomprensible que un país capaz de garantizar la seguridad en
Mundiales de fútbol, Juegos Olímpicos y ahora incluso nada menos que en la final de
La Copa Libertadores de América sea incapaz de garantizarla en un espectáculo de
dos humoristas en un teatro de titularidad municipal moderno y de excelencia.
5- La decisión de suspender las actuaciones de Mongolia no es un hecho aislado, sino
que se produce muy poco después de una decisión análoga ante el show de Dani
Mateo, Cimas y Vaquero, lo que añade si cabe más gravedad a una situación ya muy
grave de por sí. Cada suspensión refuerza a los intolerantes, que ven cumplidos sus
objetivos y se envalentonan ante la siguiente campaña, debilita la democracia y
erosiona sus principios fundamentales.

6- Lo sucedido en Valencia con reiteración no es ya por tanto un problema de esta
localidad, de Mongolia o ni siquiera del mundo de la cultura, sino que interpela
directamente al conjunto del país al amenazar las bases mismas de una sociedad
abierta: es inconcebible que en una democracia liberal de la Unión Europea un
minúsculo grupo de ultraderecha se crea en el derecho, a través de amenazas
violentas, de decidir la programación de una sala de teatro de titularidad municipal y
que, además, las autoridades se lo consientan de forma reiterada.
7- Sabemos, porque abundan los ejemplos en la Historia, que hay líneas básicas que
no pueden traspasarse si queremos vivir en una democracia digna de este nombre:
esta es una de estas líneas. Es por ello que hacemos un llamamiento a las
autoridades de este país para que el espectáculo “Mongolia sobre hielo” pueda
programarse en otra fecha en La Rambleta con todas las garantías de seguridad,
como es la voluntad expresada por sus programadores y por todo el equipo de
Mongolia.
8- Mongolia quiere agradecer las muestras de solidaridad y apoyo recibidas y el
compromiso de todas las personas que hacen posible este proyecto, que tiene como
objetivo empujar para extender los márgenes de la libertad de expresión en España.
Nuestro compromiso sigue intacto: estamos convencidos de que la sátira es uno de los
mejores indicadores de la salud de una democracia. Mongolia no se rinde: ¡Seguimos!

Madrid / Barcelona, 30 de noviembre de 2018.