Un grupo de ciclistas rescata a un perro que había sido atado a un árbol para que muriera de sed y hambre.

Los hechos han ocurrido en Valongo (Portugal), donde un grupo de ciclistas se han encontrado un perro abandonado en la sierra, y atado con una cuerda muy corta a un árbol.

El animal ni siquiera podía sentarse debido al la longitud de la cuerda que estaba atada al árbol. Se encontraba en mal estado, desnutrido y con los las costillas claramente marcadas por la falta de nutrientes.
El animal se mostró asustado en su encuentro con los ciclistas, que tuvieron que ganarse su confianza para poder acercarse. Un miembro del grupo le da comida para distraerlo  mientras el otro le corta la cuerda.

El partido animalista PACMA se hizo eco de este cruel caso de maltrato animal y difundió el vídeo, agradeciendo el gesto a los ciclistas.

La versión extendida del vídeo: