«Vox: extremo machismo y extremo odio a la mujer. Eso es convertirse en cómplice de asesinato». Fernando Ónega.

Fernando Ónega hace un análisis sobre la exigencia de Vox a PP-Ciudadanos sobre la ley de violencia de género, y se alinea con la posición de Teresa Rodríguez de Adelante Andalucía.

 

Yo comprendo que Vox esté crecido por las encuestas que lo sitúan como el partido revelación con amplias esperanzas de presencia institucional. Comprendo que se siente imprescindible porque sin sus escaños no habrá gobierno conservador en Andalucía. Comprendo que quiera cobrar su apoyo como haría cualquier otro partido, todo eso lo comprendo y hasta lo justifico.

Lo que no se puede entender es la condición que impone, la ley de violencia de género, su asignación presupuestaria, y todo lo que hay en el punto impugnado del acuerdo PP- Ciudadanos, desde la igualdad hombre mujer, a la protección de los derechos del colectivo LGTBI.

 

Tampoco se puede entender que esas medidas de elemental justicia sean presentadas por Vox como dictadura de género, o imposición de un género sobre otro.

Eso no es ser de extrema derecha, eso es de extremo machismo y de extremo odio a la mujer.

Como dice Teresa Rodríguez eso es convertirse en cómplice de asesinato.

Es evidente por ello, que ni Ciudadanos ni PP pueden aceptar nada ni parecido.