El Supremo lo confirma: si un hombre pega a un mujer es violencia de género aunque sea una agresión recíproca.

En una sentencia, el alto tribunal establece que cuando un hombre pega a una mujer “es por sí mismo un acto de violencia de género”.

 

La sentencia viene dada por el recurso presentado por un caso en el que el agresor fue absuelto puesto que la violencia entre la pareja fue recíproca.

El Tribunal Supremo ha sentenciado que en los casos de agresiones recíprocas entre hombre y mujer, ya sea su pareja o expareja, al hombre se le castigará por delito de violencia de género y a la mujer por violencia familiar o doméstica.

El magistrado ha argumentado que : “Cualquier agresión de un hombre a una mujer en la relación de pareja o ex pareja es hecho constitutivo de violencia de género”.

 

“No existe base ni argumento legal para degradar a un delito leve una agresión mutua entre hombre y mujer que sean pareja o ex pareja, ya que no es preciso acreditar una específica intención machista debido a que cuando el hombre agrede a la mujer ya es por sí mismo un acto de violencia de género con connotaciones de poder y machismo”.

El Supremo mantiene que, aunque podría valorarse en cada caso si hubo legítima defensa en las agresiones,pero que “no puede dictarse una sentencia absolutoria si queda constatada la agresión mutua”.
Por eso al agresor se le condena 6 meses de prisión con orden de alejamiento, y a la mujer con 3 meses también con alejamiento.