Vox miente sobre sobre su financiación iraní. EL TC niega haber auditado sus cuentas.

El nº 2 de Vox, Ortega Smith aseguró que  Tribunal de Cuentas dio el visto bueno, pero esa auditoria no se realizó.

La frase literal de Santiago Abascal de esta mañana en el desayuno informativo: “Lo tendrá que aclarar el tribunal que tiene todas nuestras cuentas, pero nosotros en todo caso no tenemos fondos iraníes, hemos recibido donaciones de personas que pueden ser extranjeras”

El propio Abascal,  Javier Ortega Smith, y la líder de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, han defendido que los 800.000 euros que sumaron las 146 donaciones procedentes del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI), un grupo de presión opositor al régimen iraní, eran legales y se ajustaban a las reglas de financiación de partidos políticos.

El periodista de la exclusiva José María Irujo ha explicado en la SER que, efectivamente, Ortega Smith miente cuando dice que el Tribunal de Cuentas determinó que la financiación fue legal porque “no llegaron a fiscalizar la cantidad”. “No estaban obligadas a ser auditadas”.

 

“Hemos pedido detalles sobre la identidad de estas personas” y “les hemos pedido que nos certificaran si la cantidad eran 800.000 euros o 500.000 como pensábamos al principio”. “Han respondido de una forma llamativa y poco colaboradora“.

Según el diario ‘El País’ las donaciones fueron hechas por partidarios del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI), una fuerza marxista-islámica en sus inicios, que enviaron donativos a Vox por valor de 800.000.

El 11/12/2018 publicamos un artículo   sobre las miles de aportaciones al partido de simpatizantes del Consejo Nacional de Resistencia Iraní (CNRI), un grupo opositor al régimen de los ayatolás.

 

El portavoz del grupo iraní en el exilio solo ha manifestado que : “Sabíamos que era un partido nuevo, pero no de extrema derecha”.

Según informó El País, El gerente de Vox, Enrique Cabanas admitió que su partido  financió la campaña para las elecciones europeas de 2014 a través del dinero que percibieron de una asociación de iraníes que se encontraban exiliados, concretamente medio millón de euros.  Aquel año el exdiputado del PP Alejo Vidal-Quadras, que formó parte de un grupo de eurodiputados de apoyo a la oposición iraní durante su etapa como vicepresidente del Parlamento Europeo.