Llamazares abandona IU por la «campaña de acoso y linchamiento político».

Gaspar Llamazares entrega su carnet de militante de Izquierda Unida: «las discrepancias no tienen cabida cuando lo que prima es el asentimiento por aclamación y el culto al líder».

 

“A lo largo de los últimos meses me he visto sometido a una campaña de acoso y linchamiento político con la pobre excusa de haber promovido Actúa como plataforma de intervención política con el objetivo explícito de recuperar la confianza y los votos perdidos por amplios sectores de la izquierda. Incluso se me ha llegado a acusar por ello de transfuguismo”.

“La organización a la que he pertenecido con orgullo desde su fundación hoy me resulta irreconocible por el deterioro de su política, su discurso y sus métodos de actuación interna”.

«Las discrepancias no tienen cabida cuando lo que prima es el asentimiento por aclamación y el culto al líder».

“Prefiero, por tanto, ahorraros tan engorroso trámite quitándome de en medio, al igual que lo hice también, con dolor de corazón, del cargo de diputado de la Junta General del Principado de Asturias”.