Sacrifican a una perra sana para que sea enterrada con su dueña.

La perra de la raza shih tzu fue sacrificada en EEUU, incinerada, y entregada a un familiar de la fallecida.

Una familia ha sacrificado a una perra en perfecto estado de salud para que fuese enterrada junto a su dueña.

Emma, el shih tzu de la mujer fallecida, fue incinerada en marzo para que sus cenizas pudiesen ser depositadas junto al cuerpo de la mujer en el momento de su entierro.

Los familiares actuaron de esta forma para cumplir la voluntad de la dueña de la perra.

Un refugio de animales de Virginia intentó evitar durante dos semanas el sacrificio del animal presentando informes y tratando de convencer a los familiares de la fallecida.

El centro propuso darla en adopción a una familia que estaba dispuesta a adoptarla, pero la familia se opuso.

Las leyes del estado de  Virginia (EE UU) consideran que las mascotas son propiedad de sus dueños, y obliga a los veterinarios a cumplir la voluntad de los dueños