La muerte de un repartidor de Glovo reabre el debate de la precariedad con quema de mochilas como protesta

Un repartidor de Glovo, falleció el sábado por la esta noche en el centro de Barcelona tras ser atropellado por un camión de basura.

El joven de 22 años se encontraba en el trayecto de un reparto de comida cuando fue arrollado en el cruce entre la calle Balmes y la Gran Via de les Corts Catalan.

La Guardia Urbana informó del accidente y ha puesto en proceso una investigación.

La muerte del joven, ha desatado las protestas de más de 100 repartidores de la empresa, que han cortado el tráfico frente al centro de operaciones de la empresa y han quemado sus mochilas de Glovo.

El Sindicato de Ciclomensajeros presentará una denuncia a la Inspección de trabajo al considerarlo accidente laboral.

La Federación de otras Actividades del sindicato IAC  ha denunciado las condiciones de trabajo de estos repartidores y su  la falta de protección en materia de riesgos laborales.

“Es bastante lamentable el comunicado de Glovo, porque hablan de un accidente de tráfico cuando es un accidente laboral”, ha manifestado el portavoz de riders autónomos en España, Mario di Palma.