La cúpula y barones del PSOE vetan a Pablo Iglesias olvidando que Rivera pudo haber sido vicepresidente de Sánchez

En su artículo Lucía Méndez relata como la vieja guardia del PSOE están influyendo para que el presidente Pedro Sánchez no solo no plantee la opción de tener a Pablo Iglesias en el consejo de ministros, si no también la negativa a cualquier miembro de Podemos en el gobierno.

Una vez constituidos los ayuntamientos  y algunas asambleas de comunidades, la formación del gobierno de la nación sigue estancada.

Según Mendez «la inquietud y la preocupación se han apoderado del PSOE por las dificultades para la formación del Gobierno de España».

«Aquella noche había euforia porque habíamos pasado de 84 escaños a 123 y no había más alternativa que un Gobierno socialista, pero algunos ya nos dimos cuenta de que lo íbamos a tener negro no, lo siguiente, para poder gobernar», aseguró un dirigente socialista.

«Pedro no quiere a Iglesias en el Gobierno por una razón fundamental de desconfianza. Podemos no completa la mayoría absoluta, no garantiza la estabilidad, más bien sería una garantía de inestabilidad en el Gobierno».

«Habría gestos y numeritos todos los días, sería un elemento de desequilibrio interno y nos dificultaría mucho la negociación con otros partidos de la Cámara con una aritmética diabólica como la que tenemos».

«No sería lo mismo tener que destituir a Iglesias como ministro  que a cualquier otro, esto acabaría con ese hipotético el gobierno».

«Iglesias es un alacrán y los alacranes siempre acaban mordiendo», aseguró otro miembro del PSOE

«Los dirigentes que están más a la izquierda son los más escépticos ante la posibilidad de incorporar a Iglesias al Gobierno. No digamos nada de los barones, como Lambán o García-Page».