Carola Rackete, la capitana que desafía a Salvini con 42 inmigrantes a bordo. ¡Viva la rebeldía! [Ruben Hood]

¡Viva la rebeldía!

Cuando hablo de rebeldía no me refiero a faltarle el respeto a otra persona, cuando un joven le habla mal a su madre, eso es mala educación, cosa bien distinta. La rebeldía a la que os animo a ejercer y que practiquéis en sentido positivo es la que ha protagonizado la capitana del Sea Watch (ONG encargada de velar por la vida) Carola Rackete.

Esta joven luchadora de 31 años ha decidido desafiar al ministro del Interior Matteo Salvini (La Lega, partido de extrema derecha) penetrando en aguas italianas con 42 personas a bordo alegando situación de emergencia.

La ONG comunica que llevaban 13 días esperando una respuesta de Europa y de Italia que les permitiese llevar a estas personas (incluidos niños) a puerto seguro. Esa respuesta no llegó. Reckete tenía que actuar.

Ahora la capitana corre el riesgo de una condena de 15 años de prisión y multas de 50.000 euros, además de la confiscación del barco.

La rebeldía de desafiar la ley por aquello que es justo. ¿Es un poco paradójico verdad?

Justicia y ley en muchos casos no van de la mano. Mandela desafió a la ley porque consideraba justo que los blancos y los negros tuvieran los mismos derechos. 27 años de prisión por una idea justa fue el precio para él.

Eso era lo que él consideraba que era justo, pero se encontró con unas instituciones, un gobierno de una minoría blanca que redactaba las leyes contra los negros, una ideología racista en contra de ellos. La ley estaba escrita, ahora bien, ¿era justa?

¿Qué hizo Mandela? Ser rebelde. Desafió el statu quo de su época por una idea justa. ¡Viva la rebeldía! Esta rebeldía. Luchar por la justicia social. Luchar por la vida. Luchar por un mundo más justo no implica respetar la ley (si la ley o instituciones no son justas).

Capitana Rackete ¡Viva tu rebeldía! Ese es el espíritu de solidaridad que debe ver Europa. El ejemplo que los y las jóvenes deben seguir. Tú debes ser ese espejo de futuro para el continente y para el mundo en general. No nos miremos en reflejos putrefactos, cobardes y anticuados como son los de la extrema derecha (Matteo Salvini).

Ayudemos. Seamos solidarios. Amemos al prójimo. Tenemos escritos como la solemne Declaración de los Derechos Humanos, empecemos por ahí.

Con tal Declaración en la mano digo a Europa y a todos los países firmantes de la misma que el artículo 3 lo dice bien claro en el artículo 3:

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Hasta que no se cumpla la justicia (que no implica que sea la ley escrita), hasta que toda persona en este mundo no sea respetada por esta Declaración, ¡Viva la rebeldía!

Por @RubenHood15M