La policía confirma que Ciudadanos buscó la confrontación y contradice su versión: «ni agresiones ni contacto físico»

La jefatura superior de la Policía de Madrid ha elaborado un informe sobre los hechos ocurridos en la manifestación del Orgullo que contradice la versión del partido Ciudadanos sobre los hechos que sucedieron con el colectivo LGTBI.

El informe  recoge que “no hay constancia” de que se produjeran “agresiones físicas” y asegura que solo hubo insultos y lanzamiento de agua.

Hace constar el lanzamiento “aislado” de algún objeto “no peligroso”: una botella de plástico vacía.

El informe asegura que Ciudadanos no siguió “en ningún momento las instrucciones policiales ni sus consejos” y que siempre estuvieron acompañados por agentes de “paisano”.

El informe fue elaborado ayer lunes después de que dirigentes de Ciudadanos criticaran la actuación de los miembros de la Policía Nacional que participaban en la seguridad del evento.

Begoña villacís acusó en TVE a la Policía Nacional de «tardar mucho en llegar» y actuar «de forma muy ineficiente cuando podía haber pasado cualquier cosa«. «Mis compañeros tuvieron miedo, por la situación de ser rodeados por cientos de personas», señaló Villacís, en declaraciones a TVE.

Un grupo de 10 manifestantes intentaba boicotear al grupo de ciudadanos con una marcha lenta, y la policía les planteó la posibilidad de sortearlo desviándose a un lateral de la calle, Ciudadanos  se negó, desoyendo en otras dos ocasiones consejos policiales.

Sobre las 22:30  Ciudadanos decidió que quería salir de la manifestación y que para ello fue necesario una “mínima intervención policial” ya que solo grupos aislados de manifestantes les siguieron a distancia increpándoles, pero “sin que se produjeran agresiones directas, ni siquiera un contacto físico”.

El informe policial concluye que la protección con agentes vestidos de paisano que se dio por parte de la Policía Nacional a los dirigentes del partido de Rivera fue “suficiente y adecuada para garantizar la seguridad» y que estuvieron arropados constantementes con la seguridad del cuerpo.