Indignación por las contradicciones de Sánchez que han roto las negociaciones del pacto de investidura

Antonio Ferreras ha entrevistado al presidente en funciones en ‘Al Rojo vivo’ de la sexta televisión donde Pedro Sánchez ha dado por zanjada toda posibilidad de negociación.

«No puedo tener a Pablo Iglesias como vicepresidente porque necesito a alguien que defienda la democracia».

«Existen muchas semejanzas sociales, pero hay muchas otras en las que no estamos de acuerdo, políticas de Estado como la sentencia del procés del Tribunal Supremo, que sacan a la luz las principales divergencias de Unidas Podemos con el PSOE».

«No me puedo permitir el lujo de tener dentro de las mayores crisis de Estado en los últimos 40 años un vicepresidente que, por lealtad, lo único que haga sea mirar para otro lado o silenciar».

«Iglesias no garantiza una responsabilidad en cuanto al comportamiento de las decisiones que se están tomando por integrantes significativos de su partido».

La frase que más ha hecho arder la red ha sido su respuesta a la pregunta sobre si le había pedido Igleias ser presidente, Sánchez ha respondido  «No me gusta airear conversaciones privadas», días después de afirmar en la cadena SER Radio que eso no era cierto.

«El principal escollo para un acuerdo es la participación de iglesias en el Gobierno».

«Yo tengo que defender el interés de nuestro país y un gobierno de izquierda que tiene que afrontar cuestiones muy importantes y todo esto está parado por Unidas Podemos y por una derecha«.

La entrevista generó grandes críticas hacía el Sánchez y el PSOE