«Que me maten a mi antes que a ellas». La junta obliga a un Pastor jubilado a sacrificar a sus ovejas.

 La Junta de Andalucía ordenó  a través de una resolución, el sacrificio del rebaño Guillermo Cano, un pastor jubilado de Algeciras de 70 años por  que «los animales están siendo explotados de forma clandestina», algo que los vecinos niegan, afirmando que están muy bien cuidados.

El rebaño de Guillermo se compone de cuatro ovejas, tres chivos, una cabra y un carnero. El hombre no ha dudado en denunciar y recurrir la orden de la administrativa, al igual que Pacma.

Guillermo ha declarado que su rebaño está en buen estado pues no les saca leche, ni les corta la lana, ni las destina a la industria cárnica.

Son sus mascotas y, por ello, exige otra solución.

La Junta no ha respondido a esta declaración, ni a la entrega de 12.000 firmas que abogan contra la resolución de sacrificar a los animales.

Pacma pidió que se tuviera en cuenta el vínculo afectivo que existe entre el pastor con sus ovejas, así como su edad avanzada y su delicada salud, que se está viendo afectada por todo este amargo y desagradable asunto.

Desde PACMA han exigido que se realicen analíticas a las ovejas antes de sacrificarlas debido a la que la Junta ha alegado riesgo de infección:

«La Junta de Andalucía tiene la posibilidad, atendiendo a las circunstancias epidemiológicas de la zona, de realizar analíticas a los animales antes de sacrificarlos. Sorprende por tanto que, estando la provincia de Cádiz declarada indemne de brucelosis y tuberculosis por la Unión Europea, por lo que la posibilidad de que estos animales estén infectados es nimia, desde la OCA se utilice este argumento para dictaminar la muerte de estos animales, en un afán exclusivo de preservar este galardón un año más, con independencia de determinar la veracidad de la ausencia de estas enfermedades en la provincia«.

En otro episodio de la historia las ovejas han desaparecido mientras el jubilado ha salido a comprar con una de sus hijas. La familia ha comunicado que les han robado a los animales.

«Debido a la popularidad del caso las últimas semanas, alguien habría podido pensar que sería mejor robarlas que dejar que las sacrificaran«.

 Guillermo Cana se encuentra consternado ha denunciado el robo a la Policía Nacional.