«La mandaron a casa y murió». Un hombre lleva las cenizas de su mujer al centro de salud

Germán Castellanos, viudo de María Luisa Amores Blanco  llevó las cenizas de su difunta esposa al centro de salud de Lugones (Asturias) donde no la atendieron por sus fuertes dolores de cabeza y se le envió a casa.

«Vinimos por Urgencias para no tener que pasar por el protocolo del hospital, pero él doctor se molestó muchísimo porque teníamos que haber pedido vez, así que la mandó para casa sin mirar».

La mujer acudió con fuertes dolores de cabeza y no fue atendida.

Según publica ‘El Comercio’, Germán está esperando el resultado de la autopsia que determine la causa exacta del fallecimiento,  pero insiste en reivindicar «que nos hubiera tratado como personas».

También llevó jabones para «limpiar la conciencia», así como cien euros como pago de una consulta «de tres minutos», capullos de flores y una invitación para alojarse en el hotel Las Viñas, propiedad del matrimonio, «por la gran atención prestada en la consulta».

«El médico quería que pasara a su despacho, pero le entregué las cosas y le ofrecí que lo que me quería decir lo dijera delante de toda la gente».

El viudo interpondrá una denuncia en el juzgado.

Ni el centro de salud ni la consejería han dado una explicación alegando  que «están de vacaciones y no hay nadie capacitado en el centro»