El panteón donde se enterrará a Franco se pagó con fondos para los parados

El panteón del cementerio de El Pardo donde se tiene previsto enterrar al caudillo Francisco Franco se pagó con 11,5 millones de pesetas (69.000 euros) en el año 1969.

El panteón  dotado de capilla y cripta se sufragó con fondos fondos del Recargo de la Décima para la Prevención del Paro Obrero, el impuesto sobre propiedades rústicas e industriales que debía destinarse a obras municipales en las que se contratase a parados por el ayuntamiento de Madrid.

En documentos no se especifica el número de desempleados contratados para realizar la reforma y la decoración, pero sí que el 40% del presupuesto se destinó a pagar a escultores y otros artistas.

 

Los materiales usaron fueron «de primera categoría y de la confianza del arquitecto director de las obras», en referencia al mármol, el granito, etc.

El panteón tiene un aforo de 60 personas con sus respectivos asientos y costó mantenerlo 25.000 pesetas de la época.

El 26 de abril de 2019 el  panteón quedó desafectado de Patrimonio Nacional por real decreto y pasó a depender de Patrimonio del Estado.