El colegio de Arquitectos confirma que Monasterio no era arquitecta entre 2002 y 2009 archivando su querella por intrusismo

El Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM) ha archivado este jueves la denuncia por intrusismo contra Rocío Monasterio alegando que no la pueden investigar porque cuando cometió las presuntas infracciones no era colegiada.

La diputada de Vox en el ayuntamiento de Madrid,  firmó proyectos entre 2002 y 2009, según numerosas pruebas aportadas por el diario ‘El País’ como planos planos y testimonios, el más sonado el del presentador y Actor Arturo Valls.

Monasterio terminó la carrera en octubre de 2009 y se colegió en 21 de diciembre del mismo año.

La Comisión de Deontología de COAM dice que las leyes y estatutos de la profesión le impiden sancionar a Monasterio: «Se trata de actos ejecutados precisamente por quien no ostentaba la condición de arquitecto colegiado en el momento de su comisión, por lo que la competencia para su conocimiento queda extramuros de las competencias de esta Comisión». 

El COAM remite al denunciante a los tribunales, aunque los presuntos delitos ya han prescrito puesto que sucedieron hace más de 10 años.

En una nota de prensa el COAM ha manifestado que:

«Subrayamos que nuestro trabajo y el de todos los colegios de arquitectos del país promueve y garantiza las actuaciones profesionales adecuadas para preservar el interés general de la ciudadanía».

De igual forma la nota enumera las irregularidades de Monasterio en materia de «titulación, colegiación obligatoria, visado y autorizaciones administrativas».