Vídeo | La supuesta caja B de Podemos se desmonta sola, y lo hace el propio denunciante

El pobre Eduardo Inda debe de estar tirándose de los pelos por su exclusiva fallida que intentaba boicotear a Podemos en plenas negociaciones para la formación de gobierno, tras las contradicciones del denunciante.

En  primer lugar José Manuel Calvente Redondo, responsable de protección de datos que investigaba «un sinfín de ilegalidades» y acusó al partido Podemos de «fabricar pruebas falsas» algo que secundó la abogada Mónica Carmona, responsable del área de Cumplimiento normativo también asegura que ella es víctima de represalias del partido junto con José Manuel Calvente, por querer investigar presuntas irregularidades en el partido.

En segundo lugar Calvente declaro que «No ha existido ningún expediente ni investigación de ningún tipo contra mi persona en todos los años que llevo trabajando para Podemos. Ni tan siquiera ha sido alegado como motivo de despido»

Esta versión se hizo añicos rápidamente, la sexta tuvo acceso a la carta de despido y sí se alega el acoso como motivo del despido.

En tercer lugar, en una entrevista en Televisión española Calvente ha declarado que tiene indicios de que se han cobrado «sobresueldos» en Podemos, aunque no por miembros de la cúpula, sino por parte de algunos trabajadores del partido

«No, de la cúpula no, no, no, no, de la cúpula nadie». «No por Iglesias no por esta gente, es decir por técnicos, por personal de trabajo».

«En ningún momento estamos investigando si Irene montero está cobrando sobresueldos».

Para aderezarlo un poco más, ahora como último recurso, lanza que tiene pruebas de «indicios de criminalidad por irregularidades en las primarias del partido».

El abogado no ha aportado ni una sola prueba, ni una, salvo los documentos publicados por Eduardo Inda de unos formularios de pagos por desplazamientos totalmente legales a priori.

Vídeo: