El PP gastó 500.000 euros de fondos reservados para espiar a Bárcenas y destruir pruebas que comprometieran al partido en el caso de la caja B

La cadena SER acaba de desvelar que el gobierno del PP con Mariano Rajoy al frente gastó 500.000 euros de fondos reservados dedicados a la defensa del Estado en espiar a Luis Bárcenas

El juzgado número 6 de la Audiencia Nacional ya está investigando esta nueva pieza, que  se mantiene bajo secreto de sumario.

Según la SER, el Ministerio de Interior utilizó 500.000 euros de estas partidas presupuestarias para sufragar entre 2013 y 2015 los gastos devenidos de las acciones del comisario retirado José Manuel Villarejo y del resto de la policía política que operaba cuando Fernández Díaz era ministro de Interior.

El dinero se usó para espiar al extesorero del PP, Luis Bárcenas, y extraer documentos o cualquier tipo de prueba sobre la caja B que pudiera perjudicar al PP.

El número 2 de Interior, Francisco Martínez, ex secretario de Estado de Seguridad imputado en la causa, fue quien aprobó la disposición de fondos. 

Con el dinero se pagó el soborno del ex chófer de Bárcenas y se pagó el equipo de espionaje para controlar a Bárcenas.

Según informa la SER con ese dinero se pagó al falso cura que retuvo a punta de pistola a la mujer y el hijo de Bárcenas en su casa.