Cierran el bar del chino franquista: «No me lo quieren alquilar. Me han dicho que soy un fascista»

A Chen Xiangwei, alias «el chino franquista» le ha dado una mala noticia su arrendador al comunicarle que no se le va a renovar el contrato de alquiler y que el próximo 31 de Marzo tendrá que abandonar su bar. 

El bar situado en Usera (Madrid) es el paraíso de los nostálgicos, un museo dedicado al dictador Francisco Franco con retratos, banderas y todo tipo de parafernalia del régimen que ahora tendrá que cerrar sus puertas.

Según ha declarado Chen a ‘El confidencial’, lo propietarios del inmueble le han comunicado que no quieren fachas en su edificio y que por ello no le renovarán el contrato. El propietario de origen  argentino no le coge el teléfono desde hace semanas y en su última conversación le dijo que si quería renovar tendría que pagar 5.000 euros más al mes. 

“Me parece muy mal que cierren un negocio por discriminación ideológica. Es que no me han dejado negociar, me han dicho que soy un fascista y ya está. No me cogen el teléfono».

El abogado de Chen le ha comunicado a su cliente que el contrato vence y que no podrá hacer nada para evitarlo salvo acceder al pago solicitado

Pero Chen no se rinde, ha comprado un local a medio kilómetro de distancia del que nadie podrá echarle, y que lo llamará «Una grande y libre».

La empresa propietaria del local ha explicado a ‘El Confidencial’ que el motivo de la no renovación es porque el edificio no ha superado la Inspección Técnica de edificios, nada que ver con su ideología.