Los empresarios pedirán ayudas al Gobierno para hacer frente al impacto del coronavirus, y que no se derogue la reforma laboral de Rajoy

El presidente de la CEOE se ha mostrado esta mañana desde el Fórum Europa preocupado por el impacto negativo en la economía que pueda producir la pandemia por  coronavirus que ha llegado a España.

Antonio Garamendi no descarta seguir los pasos de los Italianos a los que se les ha inyectado 3.600 millones de euros en un paquete de medidas ante la crisis producida por el virus: “los nuevos casos provocarán incertidumbre. Es una losa para la economía si además el gobierno intenta cambiar la reforma laboral”.

Si finalmente fuera necesario cerrar plantas y fábricas para evitar contagios los empresario pedirán ayuda al gobierno. Cabe recordar que a fecha de hoy los trabajadores afectados se encuentra en de baja laboral por enfermedad común por orden de la Seguridad Social.

El empresario ha pedido calma y tranquilidad dado que “las empresas españolas están mucho mejor preparadas que hace años y lo único que decimos es que se deje el campo en orden para que los empresarios puedan trabajar”.