José Manuel Soto se corona: el coronavirus nos volverá a todos católicos practicantes

El muro de uno de los iconos pop de la derecha más rancia, el cantante y todólogo José Manuel Soto, se está convirtiendo en la Meca del cuñadismo estos días debido al Coronavirus y la manifestación feminista del 8-M.

A través de Twitter ha protagonizado multitud de polémicas por su defensa de los toros, Vox, y sus constantes ataques al feminismo, pero estos últimos días ha pisado el acelerador. 

Soto ha querido opinar sobre el coronavirus de la forma menos adecuada: la alarmista y apocalíptica. En su delirio ha dado a entender que todos nos volveremos católicos ante el apocalipsis vírico.

Se vaciarán estadios, teatros, colegios, oficinas…y se llenarán las iglesias, cuando estemos desesperados recuperaremos la fe y buscaremos el consuelo divino. El ser humano siempre busca a Dios cuando no tiene respuestas, puede que hasta nos venga bien esta maldición #COVID2019

El cantante eliminó el tuit, imaginamos que tras darse cuenta de que una vez más se había convertido en el hazmerreír del día.

Pero él no cesa, se puso la bata de epidemiólogo graduado en la universidad de “Sinca”, sin carrera pero aconsejo de lo que quiero (chiste malo, bombo y platillo), y también aprovechó para arremeter contra la huelga feminista del 8-M:

Pues parece que tendremos que prepararnos para una situación jamás vista en nuestra vida. Será vital seguir los consejos médicos, mantenerse bien informado y sobre todo no dejarse dominar por el pánico. Es una buena ocasión para demostrar nuestra madurez como sociedad #COVID2019

Se convocaron manifestaciones por toda España, (800 según esta información), sabiendo q el virus estaba ya fuera de control, especialmente en Madrid, al día siguiente se desata el pánico y se cierran colegios y universidades.

Tendremos q quedarnos este año sin Semana Santa ni Feria, se suspenderán conciertos, convenciones, espectáculos deportivos y todo tipo de eventos, se cerrarán colegios y universidades, se bloquearán ciudades enteras por el #COVID2019 pero el #8M había que celebrarlo, era necesario?