El viaje a la luna y el virus. «Volver a poner al hombre en su sitio», el emotivo mensaje de Guillermo Fesser

El periodista Guillermo Fesser ha publicado a través de su cuenta de Twitter un emotivo mensaje sobre la importancia que tiene cada ciudadano, uno a uno sin excepciones, para combatir esta crisis sanitaria.

A Guillermo Fesser se encuentra en España a pesar de llevar 20 años afincado en los EEUU, como se ha podido comprobar en sus conexiones con el programa de El Gran Wyoming, ‘El Intemedio’, y a ha quierdo compartir con los ciudadanos una experiencia vivida sobre la importante de la actitud de todos en esta lucha.

A escasas horas del lanzamiento del Apolo 11, un reportero reparó en el hombre que, montado en un tractor, segaba la pradera de hierba que rodeaba la lanzadera espacial. Se acercó a él y le pidió que le explicase exactamente en qué consistía su labor.

El periodista esperaba algún detalle técnico sobre la altura del corte o la dimensión de la superficie de grama pero, en su lugar, el jardinero se caló su gorra de béisbol y le respondió: “estoy ayudando a poner a un hombre en la Luna, señor.”

Hace dos días, llamé a Javi, el frutero del mercado de La Paz de Madrid, para ver si nos podía traer un pedido. Javi, no solamente dijo que sí; sino que, además, se ofreció a encargarnos algo de carne y pescado en otros puestos y traernos cualquier cosa que necesitásemos.

Cuando llegó con su bolsa, Javi no estaba repartiendo un pedido: Javi estaba ayudando a combatir el virus.

Los vecinos que saludan desde detrás de los cristales a ese niño al que se le escucha por el patio gritar “¡me abuuuuurro…!” no están entreteniendo a un niño: están ayudando a combatir el virus.

La chica que le presta el perro, cediéndole el rato de su paseo, al caballero del ático que lleva mal el encierro y empieza a subirse por las paredes, está ayudando a combatir el virus.

El chef que desde la radio, a quienes nunca entraron en la cocina y han de enfrentarse ahora sin remedio a los símbolos ininteligibles del mando del horno, enseña a lidiar sin miedo una berenjena, no está dando una receta: está ayudando a combatir el virus.

Los españoles, y la humanidad entera, estamos experimentando la solidaridad maravillosa que sintieron los estadounidenses cuando, entre todos, pusieron a un hombre en la Luna.

La sensación de que cada gesto, cada paso, cada guiño vale; porque todo lo que va en la dirección adecuada suma.

Este mundo ya es otro. En 2008 nos dedicamos a salvar empresas. Hoy estamos dedicados a salvar personas. Ayer Javi, el frutero del mercado de La Paz de Madrid, cuando nos trajo el pedido; sin saberlo, estaba ayudando a volver a poner al hombre en su sitio.