Vídeo | Así ha sido hostia sin consagrar del Papa Francisco a los empresarios

Jordi Évole ha charlado con varias personas en su último programa sobre el confinamiento de la población debido al virus que ha provocado la pandemia y que está sembrando la desolación en algunos países.

Évole ha contactado con varias personas que han relatado cómo están viviendo el estar encerrados en casa, desde un futbolista hasta una camionera.

Todos se han puesto de acuerdo y han reconocido que no es un tarea fácil, y Francisco ha manifestado su admiración hacia los sanitarios, a los que ha calificado como los santos de la puerta de al lado: «Muchos no son creyentes pero con su testimonio ves su capacidad de jugársela por el otro», ha añadido.

El presentador le preguntó al Papa Francisco si hasta él podía poner en duda la existencia de Dios en una situación como la que está atravesando el mundo, y el pontífice contestó que sí:

«Evidente, nadie está exento de las tentaciones existenciales. En este momento no lo he hecho pero en mi vida sí. He tenido mis crisis de fe y las he resuelto por la gracia de Dios.

Al ser preguntado sobre previsible desastre económico que va a sufrir la economía por las situación el Papa Francisco ha contestado que el sálvese quien pueda no es solución, «una empresa que despide no para salvarse no es una solución».

«En este momento más que despedir hay que acoger y hacer sentir que hay una sociedad solidaria. son los grandes gestos que hacen falta ahora», ha relatado el Papa.