Vídeo | El PP acusó de ladrar y expulsó a los trabajadores de residencias de ancianos cuando denunciaron la terrible situación de los centros.

La crisis sanitaria se está cebando con nuestros mayores y nos ha dejado un lamentable suceso que ha destapado la nefasta gestión de la comunidad de Madrid en las residencias de mayores por las que la fiscalía ha abierto una investigación por las «situaciones extremas y malas condiciones de salubridad» en la que se encontraban los residentes que estaban conviviendo con cuerpos sin vida.

La ministra de defensa denunció que el ejército, los miembros de la UME «han podido ver ancianos, mayores, absolutamente abandonados cuando no muertos en sus camas”.

Ignacio Aguado, el vicepresidente de la comunidad ha manifestado que no le consta esa información que ya ha sido confirmada por las fuerzas armadas, y ha declarado que no ha recibido ninguna notificación al respecto por parte del estado.

«No sabemos a qué se refiere; no nos consta. Vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para garantizar la seguridad de los residentes y el mejor trato que se pueda dar si alguno resulta infectado», ha declarado en la cadena ‘SER’.

Este caso no es nuevo, y la gestión deficiente en torno a estas residencias se ha denunciado en varias ocasiones y desde 2014 a 2019 más de un centenar de residencias ha sido sancionadas por incumplir las medidas legales como la falta de higiene.

En el año 2016, en la Asamblea de Madrid los trabajadores denunciaron la situación y fueron ninguneados.

La presidencia de la Asamblea, Paloma Adrados, reaccionó expulsándoles al tiempo que se refería a ellos por lo bajo como «el lobby sindicalista”.

Mientras una pequeña parte de los presentes aplaudían de pie, la presidenta de PP, Paloma Adrados pedía a los funcionarios de la cámara que les sacaran de la sala mientras exigía silencio a gritos.

Una vez desalojados los trabajadores de la residencias de la 3ª edad, el entonces consejero de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid, Carlos Izquierdo, utilizó la frase de que atribuyó a ‘El Quijote’ de Cervantes  «Ladran, luego cabalgamos», para arremeter contra los expulsados.

La bancada del PP aplaudió con entusiasmo.