Casado se niega a firmar con 13 partidos conservadores de la UE que piden expulsar a Orbán por imponer una corona-dictadura en Hungría

A Pablo Casado desde que se dejó la barba cada vez es más difícil distinguirlo de Santiago Abascal, se aleja de las posiciones de los conservadores en la Unión Europea y le hace acercarse a la de Vox tras la acumulación de poder de Orbán en Hungría. 

13 partidos conservadores de la UE ha firmado una carta pidiendo la expulsión de la Viktor Orbán al considerar que ha acabado con la democracia en su país con las medidas que ha aplicado debido a la pandemia.

El ala derechista de Bélgica, Dinamarca, Lituania, Noruega, Suecia, Finlandia, Luxemburgo, Eslovaquia, la República Checa y Holanda, considera que es “una clara violación de la democracia liberal y los valores europeos”.

 “Queremos expresar nuestra profunda preocupación por los acontecimientos políticos en Hungría, en particular por la ley aprobada en el Parlamento húngaro el 30 de marzo que permite al Gobierno húngaro extender indefinidamente el estado de emergencia del país y, al primer ministro, gobernar por decreto”, reza la carta.

“Tememos que el primer ministro Orbán utilice su poder recién alcanzado para extender aún más el control del Gobierno sobre la sociedad civil.  No puede usarse como pretexto para prolongar indefinidamente el estado de emergencia”.

Orbán ha lamentado en unas declaraciones que en la UE “estén repartiendo críticas en lugar de salvar vidas”  para denunciar la inexistente ayuda que está recibiendo de la U, lo contrario que está haciendo China, que les ha brindado ayuda”.

El primer ministro también ha arremetido contra George Soros: «Hungría tiene enemigos que quieren conseguir los recursos de este país. Esta red está dirigida por George Soros. Su gente está en Bruselas en los puestos desde donde nos atacan ahora».