Ridículo histórico de ‘El economista» por agitar el fantasma comunista de Pablo Iglesias en pleno estado de alarma

Los greatest hits de la derecha volvieron con fuerza hace 15 días cuando se decretó el estado de alarma, Venezue, Cuba, Fidel, la URSS. La prensa de derechas tiene poca memoria y no recuerda ya de cómo hace algo menos de dos semanas los liberales pidieron intervención estatal.

Tenemos la prensa que nos merecemos, o no, a estas alturas ya da igual porque deberíamos estar inmunizados y tomarnos ciertos diarios en principio «rigurosos» como una tira cómica. 

Es el caso del economista, que estos días se está coronando esparciendo su bilis contra Pablo Iglesias y el apocalipsis rojos que está creando en e gobierno de colación

En un artículo titulado «Iglesias quiere nacionalizaciones y socializar ahorros como Venezuela», el diario relata que  «El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha llevado al extremo su admiración por un régimen como el venezolano y su gratitud por la financiación chavista – un régimen, el de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, que ha llevado a la pobreza a 30 millones de ciudadanos del país caribeño- y que Iglesias quiere implantar, con la excusa de la pandemia de coronavirus, en España, al margen de la Constitución y de la UE, desposeyendo a los empresarios de su medio de vida y a los ciudadanos de sus ahorros, lo que minaría la inversión y el consumo».

A priori nadie está hablando de socializar ahorros, es algo  que se ha sacado de la chistera el diario, lo que sí se está contemplando es la nacionalización de sectores estratégicos para combatir la emergencia sanitaria, y no hablamos de Iglesias precisamente:

Efectivamente, Francia, pero en la misma línea va Alemania, algo que no pasó desapercibido para el periodista y tertuliano Jonathan Martínez, que puso al diario frente al espejo de la hipocresía comparando dos noticias iguales pero con protagonistas diferentes, Merkel e Iglesias.

El tuit fue muy aplaudido en redes sociales porqué plasmo el escaso nivel periodista del medio: