Vídeo | Fernando Simón le aclara el tema de las mascarillas a Pablo Motos, que se ha mofado de su aspecto físico y comparado a los antivacunas con el gobierno

El programa de Pablo Motos está rozando cada vez más la línea editorial del canal de Youtube ‘Estado de alarma’ de Javier Negre. A pesar de ser un espacio de entretenimiento el presentador aprovecha el monólogo inicial  y algunas partes del programa para arremeter de forma constante contra el gobierno.

El presentador, aprovechó el prime time de ‘El Hormiguero’ y  arremetió contra Sánchez por no hacer obligatorio el uso de las mascarillas, un fragmento cuyo vídeo se volvió viral al ser difundido por la derecha:  “el orgullo le impide decir que han vuelto a meter la pata”. “Habrá un momento en que se caerá del guindo y será obligatoria”, garantizó Motos.

Pablo Motos también ha comparado a los antivacunas con Sánchez e Iglesias: 

“¿Ahora qué pasa con los antivacunas? ¿No las quieren? Que nos se las pongan, ¿no? Los antivacunas ahora no se la pueden poner. Es como si el presidente del Gobierno dice que no se fía de alguien y luego le nombra vicepresidente”, relató el presentador.

El presentador también aprovechó para arremeter contra el aspecto físico del epidemiólogo: . “Cómo es ese hombre, ¿eh? Parece que lleva varios días durmiendo en un coche y se le ha ido quedando la voz más aguda. Ahora tiene una voz que cuando habla se giran los delfines”.

Fernando Simón se pronunció sobre la cuestión de las mascarillas el día después de las declaraciones escuchadas en ‘El Hormiguero’, tras ser preguntado en la rueda de prensa oficial: 

«No todo el mundo puede usar una mascarilla. Hay personas con problemas respiratorios, hay personas que pueden padecer crisis de ansiedad cuando utilicen las mascarillas, los deportistas cuando salen a hacer deporte difícilmente van a poder usarlas, hay profesiones que por su nivel de alta actividad física pueden no tener la opción de utilizarla; con los niños, por mucho que haya mascarillas infantiles, no es fácil…»

“Es muy deseable que la gente la lleve. Pero hacerla obligatoria no es fácil. Hay situaciones en las que utilizar una mascarilla ni aporta ni quita nada, como cuando se está paseando solo por la calle y no hay nadie en 200 metros. Pero adquirir el hábito de utilizarla y entenderla como una medida de que no estamos en una situación normal es importante. La mascarilla puede ayudar a que esto se recuerde mientras sea necesario”, concluyó Simón.