“Es inhumano y mezquino culpar a Iglesias de lo ocurrido en las residencias cuando estas son descentralizadas”. Baltasar Garzón

El juez Baltasar Garzón ha sido entrevistado en ‘La sexta noche’ tras haber padecido la COVID-19, que le ha tenido hospitalizado 10 días y ha repasado la actualidad política.

Baltasar Garzón ha contado que le queda un poco de suciedad en el pulmón izquierdo y que sigue a la espera de unos resultados de una prueba médica asegurando que el que diga que “el que diga que ante una enfermedad tan agresiva como el COVID-19 no se siente intimidado quizá no esté diciendo la verdad”.

El magistrado ha confesado sentirse perplejo por la ausencia de alternativas en el gobierno tras haber escuchado al presidente decir que no existe un plan B, ante las amenazas de la oposición de no prorrogar el estado de alarma y criticó a Sánchez : «El Estado de alarma no se puede imponer de forma imperativa. Hay que convencer y dialogar. Es muy grave afirmar que no existen medidas alternativas». En este sentido, ha lamentado echar «de menos el diálogo político».

Sobre el incidente vivido en el congreso donde una diputada ultraderechista de Vox que señaló a Iglesias como responsable de las muertes de lo mayores en las residencias, el magistrado manifestó que “Me parece deprimente, casi inhumano y desde luego rechazable que se haga responsable en medio de una pandemia a una persona, en este caso a Iglesias, de algo que saben que objetivamente no es así. Si no recuerdo mal la  asunción de responsables de las residencias se produce el 19 de marzo. Responsabilizar a un miembro del gobierno de algo descentralizado que corresponde a las comunidades es cuando menos mezquino“.

Garzón afirma que utilizar ese lenguaje , la muerte , la eutanasia es de una vaciedad absoluta: “Me consta que la fiscalía está haciendo los trámites necesarios para investigar esos hechos graves en las residencias. Hay que saber qué ha ocurrido y dónde están las responsabilidades”.

“Es fascista en cuanto a que se basa a la mentira reiterada, en la deformación de la realidad, para generar un estado de ánimo de la gente  con el objetivo de conseguir fines que van en contra de la propia situación. Hay que apelar a la conciencia política, al diálogo político”, afirmo el juez.