La acusación de Álvarez de Toledo al padre de Iglesias le costó 15.000 euros a Hermann Tertsch

Esta mañana Cayetana Álvarez de Toledo se ha convertido en protagonista tras haber calificado al padre de Pablo Iglesias como terrorista desde el estrado del Congreso de los diputados.

Después de que Pablo Iglesias se haya dirigido por su título nobiliario de «marquesa», la portavoz del PP ha pronunciado un polémica frase:  «Usted es el hijo de un terrorista, a esa aristocracia pertenece usted, a la del crimen político».

La Popular también ha acusado a Iglesias de haberse convertido en embajador de ETA en España y de ser el burro de Troya de la democracia.

Iglesias ha anunciado que su padre la denunciará por esa acusación, que fue similar por la que el diputado ultraderechista de Vox, Hermann Tertsch, fue condenado a pagarle 15.000 euros al padre de Iglesias, así como a eliminar de Twitter y de los buscadores los mensajes publicados por relacionarle con un asesinato.

Un juzgado de Zamora fue el que condenó al  entonces «periodista» Hermann Tertsch a indemnizar a Javier Iglesias Peláez, que demandó al miembro de Vox por considerar que el tweet en el que le vinculó con el asesinato de un policía suponía una «intromisión ilegítima» y «una vulneración del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen».

En la sentencia figura que no pudo cometer los actos que afirmó Tertsch, porque en esa fecha el afectado se encontraba en la cárcel por reparto de propaganda ilegal.

Tertsch también tiene que retirar estos mensajes de su cuenta de Twitter y de los buscadores de Internet así como emitir y publicar el fallo de la sentencia.

La Audiencia de Zamora ya condenó  Hermann Tertsch a pagar 12.000 euros por «intromisión en el honor e injurias» hacia el abuelo de Pablo Iglesias.

La sentencia  consideraba que Tertsch había vulnerado el honor de la familia de Iglesias con un artículo publicado el 17 de febrero de 2016. «El abuelo de Pablo», en el que aseguró  que el abuelo de Pablo Iglesias «fue condenado a muerte por participar en la caza de civiles inocentes desarmados en la retaguardia en Madrid».