La Fiscalía retira el delito de rebelión contra Trapero y abre la puerta a una condena sin cárcel por desobediencia

La fiscalía acaba de hacer pública su petición de condena para Josep LLuis Trapero, el jefe de los Mossos d’Esquadra al cargo durante el referéndum celebrado en Catalunya el 1-O y por no contener las protestas del 20-S.

El ministerio fiscal solicita rebaja su petición de 11 años de cárcel por el delito de rebelión, a 10 por el de sedición, y pone sobre la mesa un delito de desobediencia con una pena de inhabilitación de 1 año y ocho meses para ejercer cualquier cargo público.

Estos nuevos movimientos también afectan a los acusados  Pere Soler, exdirector de los Mossos, y el ex secretario general de Interior César Puig.

Miguel Ángel Carballo, fiscal del caso,  ha informado de que se tiene que basar en la sentencia del Supremo para rebajar el delito de rebelión a sedición, a pesar de que la pena de cárcel solo la rebaja de once a diez años de prisión y los mismos años de inhabilitación.

Trapero sigue defendiendo su inocencia y pide su absolución.

La fiscalía acaba de hacer pública su petición de condena para Josep LLuis Trapero, el jefe de los Mossos d’Esquadra al cargo durante el referéndum celebrado en Catalunya el 1-O y por no contener las protestas del 20-S.

El ministerio fiscal solicita rebaja su petición de 11 años de cárcel por el delito de rebelión, a 10 por el de sedición, y pone sobre la mesa un delito de desobediencia con una pena de inhabilitación de 1 año y ocho meses para ejercer cualquier cargo público.

Estos nuevos movimientos también afectan a los acusados  Pere Soler, exdirector de los Mossos, y el ex secretario general de Interior César Puig.

Miguel Ángel Carballo, fiscal del caso,  ha informado de que se tiene que basar en la sentencia del Supremo para rebajar el delito de rebelión a sedición, a pesar de que la pena de cárcel solo la rebaja de once a diez años de prisión y los mismos años de inhabilitación.

Trapero sigue defendiendo su inocencia y pide su absolución.