La Universidad de Barcelona afirma que ya existían restos de coronavirus en aguas residuales desde el 15 de enero

La Universidad de Barcelona ha comprobado que desde el 15 de enero ya existían restos de coronavirus en aguas residuales.

Albert Bosch, el presidente de la Sociedad Española de Virología y catedrático del Departamento de Microbiología de la UB,  lo ha expuesto  en el programa ‘Vía Lliure’ de Rac 1 tras haber realizado algunas pruebas.

El científico ha manifestado que tras analizar algunas muestras han “detectado la presencia del SARS en muestras antiguas y han encontrado que el virus ya estaba presente en enero, “Estamos hablando de cuarenta un días antes de la primera declaración de un caso que fue el 25 de febrero”.

El presidente del SEV ha remarcado que tienen a disposición un sistema que les permite anticipar  la presencia del Covid-19 entre la ciudadanía.  Bosch ha confirmado también que ya se ha perdido “prácticamente la señal del virus en las entradas de las depuradoras de aguas residuales“.

El virólogo de la SEV, ha explicado que se está preparando una vigilancia estratégica a nivel tanto autonómico como estatal, que se podrá poner en práctica de forma instantánea. El presidente remarca que a la entrada de las depuradoras de agua residual se la ha perdido prácticamente la señal al coronavirus.

Aun así, Bosch advierte de no bajar la guardia frente a la pandemia, debido a que en algunos de los principales colectores de Barcelona todavía se hallan restos del virus, “se ha reducido su cantidad, pero su presencia es todavía vigente”.