Alemania disolverá parcialmente una unidad militar de élite por sus vínculos con la extrema derecha

Annegret Kramp-Karrenbauer ministra de defensa Alemana acaba de anunciar que disolverá una de las dos compañías del comando KSK (unidad de élite de las fuerzas especiales) para frenar la deriva ultraderechista de algunos de sus soldados.

Después de varios escándalos que implican a algunos de los componentes del comando KSK con la ideología NAZl, la ministra ha comunicado que la unidad no participará en ejercicios ni misiones internacionales hasta que se haga efectiva la renovación del comando.

La unidad ha registrado pérdida de armamento que la ministra calificó de alarmante y preocupante, por lo que se ha abierto una investigación interna por parte del ejército.

En mayo uno de los miembros de la unidad fue detenido por posesión de armas y explosivos que tenía escondidos en su casa, y que eran propiedad del ejército. El sujeto poseía parafernalia NAZl.

En España la noticia ha corrido como la pólvora. El antropólogo y tertuliano Javier Aroca se pronunció como muchos otros usuarios.