Ada Colau pide un referéndum sobre la “corrupta” monarquía tras el último escándalo del rey Juan Carlos I

Durante las últimas 48 horas han salido a la luz las declaraciones de los testigos que investiga la justicia Suiza sobre el presunto dinero que Juan Carlos I amasó en el país helvético.

Ayer domingo conocimos el testimonio de Corinna Larsem que testificó sobre el dinero del rey que “Me ofreció ese dinero por gratitud y por amor. Era consciente de que había hecho mucho por él y que había estado muy presente cuando le anunciaron su enfermedad”.

«Se trataba de un regalo. Recibí una llamada telefónica de ‘Canónica’ informándome de que Juan Carlos I deseaba hacerme un regalo. No me habló por teléfono de una cantidad concreta. Me dijo que quería encontrarse conmigo. Fui a su despacho. Me explicó que el rey quería ofrecerme un regalo a mis hijos y a mí. Juan Carlos I quería asegurar un buen futuro a mis hijos y a mí”, añadió Corinna.

Esta mañana se ha conocido también la declaración de Dante Canónica, abogado de Arturo Fasana, presunto gestor de Juan Carlos I, realizada ante el juez en Ginebra, que explicó ante el juez que el rey emérito le encargó desde su  despacho de Zarzuela que le crearan una estructura en Suiza para guardar una «importante donación» que Juan Carlos I recibiría procedente de Arabia Saudí.

La alcaldesa de Barcelona no ha dudado a la hora de mostrar su repulsa y ha calificado a la monarquía de “corrupta” y ha pedido un referéndum: “Tenemos una monarquía corrupta que no merece seguir acumulando privilegios e impunidad”.