España e Italia no ceden ante Holanda, que exige reformas laborales y de pensiones a cambio de la ayuda

La cumbre en Bruselas en la que se debate el tipo de ayudas que la UE va a conceder a los países afectados por el coronavirus ha empezado con discrepancias entre os países del sur y los del norte.

Es la primera reunión celebrada de forma presencial desde que se iniciara la emergencia sanitaria para tomar decisiones sobre el fondo de reconstrucción multimillonario

España e Italia han creado un frente común ante las exigencias de Holanda, que es el único país de la UE que pretende que la decisión sea votada de forma unánime y no  por mayoría cualificada (55 % del voto de los Estados miembros).

Los dos puntos más conflictivos son la cuantía del fondo anticrisis, así como, el reparto entre subvenciones y préstamos, y los mecanismos de control que se aplicarán a Madrid y Roma en forma de imposiciones.

Merkel ha manifestado que no tiene claro que se pueda alcanzar un acuerdo este finde semana: “Espero unas negociaciones muy, muy difíciles”.