Iglesias entregó a Dina la tarjeta intacta, sin daños físicos, según los técnicos de Gales

Giro de guion en el caso de la tarjeta Micro SD Samsung del que está investigando el juez García Castellón: la tarjeta no estaba dañada físicamente cuando Iglesias se la entregó a Dina B.

El informe policial que fue publicado a bombo y platillo por la prensa conservadora que afirmaba que la tarjeta estaba ““dañada físicamente”, “parcialmente quemada”, lo que impedía leer su contenido”, acaba de ser desmentido.

La empresa de Gales a la que Dina B. envió la tarjeta para que recuperase el contenido de los datos que almacenaba ha manifestado que la tarjeta estaba “intacta físicamente”.

En el informe de la empresa remitido por el técnico Arron James Evans, se asegura que la tarjeta llegó “físicamente intacta y que no se aprecia ningún daño físico en la misma“.

Esta es la versión que Iglesias declaró en el juicio y que se ha puesto en tela de juicio por parte de algunos sectores de la prensa, política y sociedad civil.

“Después de haber investigado las diversas exhibiciones, puedo decir que se recibió una tarjeta de memoria Micro SD Samsung EVO 32Gb en nuestras oficinas en Bridgend de un cliente llamado Ricardo Sá Ferreira (pareja de Dina B.) el 29 de septiembre de 2017; que el dispositivo estaba físicamente intacto, no tenía cortocircuitos; y no se pudo acceder usando nuestro software especializado en recuperación de datos”, explico el técnico encargado de la reparación de la tarjeta.

Arron James explicó al cliente que se trataba de una situación “extremadamente compleja que requerirá una investigación más profunda“. Para ello le ofreció un servicio más especializado cuyo coste superaría los 300 euros más IVA. El cliente rechazó la solución y la empresa devolvió la tarjeta.