Una diputada de la izquierda alemana pide una orden de detención contra Juan Carlos I

Zaklin Nastic, la diputada de la izquierda alemana Die Linke, ha pedido a la justicia española imparcialidad en su actuación en la causa contra Juan Carlos I y que se emita una euroorden de detención contra el rey emérito.

Así lo indicaba a través de sus redes sociales: “Ahora veremos si la justicia es democrática y políticamente imparcial. Esperamos una euroorden de detención contra el antiguo rey. Al fin y al cabo, también emitieron una contra Carles Puigdemont por un referéndum, cuando era presidente electo”.

Precisamente este miércoles el Tribunal Supremo ha rechazado la adopción de medidas cautelares, como retirada de pasaporte, contra el rey emérito argumentando que no está siendo investigado.

Se desestima así la petición registrada este martes por Òmnium Cultural en la que solicitaba al Supremo que citara a declarar a Juan Carlos I como investigado, y en caso de no comparecer, dictar a una orden internacional de detención.

La entidad considera que el anuncio de la Casa Real “ha hecho evidente la voluntad expresa del emérito para huir de territorio español” y lo considera una muestra más de la impunidad de que gozan los poderes del Estado con la monarquía al frente.

Jordi Cuixart, presidente de Òmnium, denunciaba a través de su cuenta de Twitter esta situación y escribía: “Un jefe de Estado aplaudiendo la fuga de un corrupto; de la impunidad han hecho carta de presentación al mundo. Por justicia, memoria y dignidad, ganamos un futuro sin súbditos ni borbones”.

Marcel Mauri, el vicepresidente de la entidad también ha querido dar su opinión al respecto y señalaba que “hay que seguir presionando desde la sociedad civil para desenmascarar y debilitar los poderes del Estado y así seguir luchando por la República Catalana” y recordaba como Jordi Cuixart y el resto de presos políticos sufrieron dos años de prisión preventiva bajo el pretexto de un supuesto riesgo de fuga.

El canal de televisión Euronews, entre otros muchos medios europeos, muestran su sorpresa por el hecho de que el Gobierno no diga el paradero de Juan Carlos I