Piden 6 años de prisión a un activista independentista antifascista que se opuso a la manifestación de JUSAPOL

El juzgado de instrucción 31 de Barcelona ha abierto juicio oral a Marcel,  un militante de Guanyem Badalona detenido en septiembre de 2018 una manifestación de JUSAPOL en la vía Laietana.

Tanto la fiscalía como la Generalitat, que es acusación particular,  piden hasta cinco años y medio de prisión y una multa de 1.500 euros por los delitos de desorden público, atentado contra la autoridad y un presunto delito de lesiones contra un Mosso d’ Esquadra.

La fiscalía asegura que el acusado y otros manifestantes lanzaron huevos, globos y bolsas con polvo de colores contra el despliegue de seguridad de la manifestación, poniendo en riesgo a los agentes que lo componían.

El escrito de la fiscalía afirma que el acusado ató una bandera a un palo “para acometer contra los agentes, asestando dos golpes a un agente que resulto herido en la muñeca“.

La abogada de la Generalitat recogen los mimos hechos y añaden que la pintura “provocó problemas de respiración” e inutilizaron su material de protección, porque no podían ver a través de las viseras de los cascos.

El grupo de apoyo a Marcel ha emitido un comunicado en el que defienden que cuando el joven estaba en la protesta “entre los miles de manifestantes que había en aquel momento en Vía Laietana, recibió las cargas que la policía estaba efectuando”.

Fue detenido cinco meses después en Badalona, se trata de un juicio político, en el marco de la macrocausa contra el independentismo, y un nuevo intento de desmovilizar y destruir las vidas de jóvenes militantes de izquierdas e independentista”.

El grupo ‘Marcel Absolució’ pide la retirada de la acusación particular de la Generalitat de Catalunya.

“Nos solidarizamos con todas aquellas personas que sufren represión y que además ven como el gobierno catalán continúa persiguiendo a manifestantes antifascistas de la mano de la fiscalía española”.