VÍDEO | Toros sí, Iván Ferreiro no. Desalojan un concierto en O Grove por la aglomeración en la playa

Este jueves por la tarde se paralizó la celebración de un concierto del cantautor gallego Iván Ferreiro en un club náutico de San Vicente del Mar (Pontevedra).

Debido a la aglomeración de personas que se agolparon en la playa para seguir el concierto, la Guardia Civil tuvo que intervenir para desalojar esa parte y obligar a los asistentes a cumplir las medidas de seguridad.

Los usuarios han criticado que las autoridades fueran tan “permisivos” con las medidas de prevención como otros sectores como el taurino que hemos podido ver en algunas plazas como la de Cádiz.

Tras este incidente, en el que bañistas y seguidores sin entrada, sin guardar la distancia de seguridad y muchos de ellos sin mascarillas, se congregasen en la arena para seguir el espectáculo y en el que tuvieron que intervenir 6 agentes de la Guardia Civil para dispersarles, el Náutico se ha visto obligado a instalar una valla opaca que evite seguir sus conciertos desde la playa sobre la que se asienta A Barrosa.

Lo sucedido también provocó que se suspendiese el siguiente concierto, a cargo de Mucho, que se iba a celebrar a las ocho de la tarde.

El propietario del proyecto musical y cultural que es El Náutico, Miguel de la Cierva, había tomado la decisión de no anunciar la identidad de los artistas o bandas que actuarían para así evitar las aglomeraciones, algo que ha tenido que reforzar con la instalación de la valla opaca.

De la Cierva pidió disculpas por lo ocurrido por el concierto de Iván Ferreiro y su hermano Amaro y confirmaba a través de sus redes sociales que el local, en el que suelen actuar los mejores de España, tendrá la mencionada valla opaca para que no se puedan ver los artistas desde la playa y se tratará también de minimizar las condiciones de escucha desde fuera.

En el interior de El Náutico, “seguiremos como hasta ahora, con la norma de no aceptar a grupos de gente de pie y admitiendo solamente el acceso cuando se pueda disponer una mesa para los que quieren entrar; al igual que seguiremos manteniéndolo cerrado al público por las noches, funcionando solamente con el galpón y terrazas para evitar situaciones problemáticas causadas por la gente irresponsable”, señalaba el propietario.

Y recordaba que el uso de la mascarilla es obligatorio en todo momento, excepto para beber, y la responsabilidad del cumplimiento de su uso, así como la de mantener la distancia de seguridad, es una responsabilidad personal.

A través de un comunicado publicado en sus redes sociales aclaraba que como titular del local va a hacer lo que pueda para que esto se cumpla y pedía a la gente que no se ponga cerca de la valla y cumpla con la obligatoriedad de usar mascarilla.

Para concluir señaló que “la cultura es segura, y con un poco más de precaución no hay motivo para que no se pueda hacer una vida casi normal, sin poner en peligro el sustento y la salud de mucha gente”.