Mientras la derecha critica, Trabajo ultima un subsidio excepcional para 550.000 parados que han agotado las ayudas

El Ministerio de Trabajo, los sindicatos y los empresarios están ultimando un subsidio extraordinario para los parados que hayan agotado las ayudas a las que tenían derecho entre el 14 de marzo y el 30 de septiembre.

Según informa El País, este nuevo subsidio de emergencia, cuyo coste rondará los 710 millones de euros, afectaría a 550.000 desempleados y consistiría en una ayuda de 430 euros mensuales durante tres meses.

A diferencia de otras ayudas, en esta no será un requisito acreditar que no se llega a un mínimo de renta.

Además también se negocia una mejora en la forma en que se calcula la prestación de afectados por ERTE que trabajan a tiempo parcial, de la que se beneficiarían 150.000 personas.

Hasta ahora el SEPE reconocía a estos trabajadores ayudas menores que a los que tenían un trabajo de jornada completa y este acuerdo implicaría recalcular las prestaciones de los mismos y compensarles por el dinero que hayan dejado de percibir en una sola paga.

El coste de esta segunda medida es más complejo de calcular al depender de la base de cotización y de las horas de trabajo de cada beneficiario.

Al pacto que se ha perfilado la faltaría ahora el visto bueno del departamento dirigido por María Jesús Montero, desde el que señalan estar al tanto de las negociaciones aunque subrayan, según apunta El País, que todavía no ha llegado el momento de que este departamento entre en escena.

Desde CCOO y UGT reconocen no haber tenido discrepancias con CEOE y Cepyme y destacan el apoyo de los empresarios a su reivindicación.

Hasta ahora, exceptuando el ingreso mínimo vital, los beneficiarios de las medidas adoptadas eran los afectados por ERTE durante la pandemia, los trabajadores que se hubieran quedado sin empleo durante estos meses y los autónomos que se han visto forzados a detener su actividad, por lo que este subsidio protegería además a las “víctimas” laborales indirectas de la covid-19.

Recordamos el “que se j*dan” de Andrea Fabra cuando el PP eliminó la ayuda para mayores de 52 años.