Emiratos Árabes puede denegar la extradición del emérito por “edad o salud” si es reclamado por la justicia

Este lunes la Casa Real desvelaba por fin, tras 15 días de especulaciones, el paradero de Juan Carlos I. En un comunicado señalaban que, desde el día 3 de agosto, el rey emérito permanece en Emiratos Árabes Unidos.

En vista de la investigación abierta por la Fiscalía del Tribunal Supremo para examinar si ha podido incurrir en alguna causa penal desde su abdicación, su abogado aseguró que Juan Carlos I estará siempre a disposición de cualquier autoridad judicial que le pueda requerir y además recordó que no tiene ninguna causa abierta ni ningún señalamiento como investigado.

Según informa la SER, Emiratos Árabes Unidos tiene firmado desde 2010 un convenio de extradición con España y, aunque nuestro país se comprometía a cumplir todos los puntos del acuerdo parece que, según algunos analistas expertos en derecho internacional, Emiratos Árabes Unidos podría negarse a conceder la extradición de un español mediante la aplicación de la Denegación facultativa de la extradición (artículo 2) si “la extradición puede tener consecuencias graves para la persona reclamada, por razón de su edad o estado de salud“.

Además, el convenio también indica que se podrá denegar la extradición “si el delito se cometió fuera del territorio de la Parte requirente (España) y la legislación de esa Parte excluye la jurisdicción sobre ese delito en circunstancias análogas (que se cometan fuera de España).

Por lo tanto, en el supuesto caso de que el Tribunal Supremo tuviese que reclamar la extradición del rey emérito, quedaría en manos de los Emiratos Árabes la denegación o concesión de la misma en base a su edad, salud o dónde se cometieron los presuntos delitos.

Según los expertos consultados por la SER, el convenio solo se aplicaría en el caso de que se hubieran agotado las diligencias y resoluciones preliminares de todo proceso penal después de que el investigado, que se encuentra fuera de territorio nacional, fuese reclamado por la justicia y rehuyese presentarse al llamamiento judicial.

Pero de momento, no hay ninguna imputación formal sobre ningún delito contra el rey emérito ni se ha reclamado formalmente su comparecencia ante el Tribunal.

El país también carece de convenio de extradición con Suiza, lugar en el que se investigan las supuestas irregularidades que podría haber cometido el Emérito