“He decidido dejar de apoyar a Vox en la totalidad”. La expresidenta de Valladolid se suma a la escisión TÚpatria

Sofía Muñoz, expresidenta de Vox en Valladolid, ha abandonado la formación de ultraderecha y se ha sumado al partido TÚpatria donde ha asumido ya nuevas responsabilidades, según ha anunciado IPSE a través de un comunicado recogido por Europa Press.

He decidido dejar de apoyar en la totalidad” a Vox “y es por ello que me he sumado a la iniciativa de TÚpatria, para atender los problemas sociales de primera mano y dar una esperanza a los ciudadanos que aún creen en España”, ha afirmado.

Además ha advertido que la Portavocía del IPSE seguirá siendo su prioridad “antes que cualquier otro proyecto”.

Muñoz ha tomado esta decisión después de que los dirigentes de la formación que lidera Santiago Abascal no hubiesen cumplido con el compromiso de reincorporarla «en su debido momento».

“Pertenecer a TÚpatria, es un honor, espero poder estar a la altura y defender sin tapujos la libertad y dar voz a la sociedad, en Vox falta escuchar de verdad al ciudadano, falta atender los reclamos de la sociedad”, ha señalado la portavoz de IPSE, donde entró de la mano de Pablo Hertfelder García-Conde, fundador y presidente del instituto, dirigente de TÚpatria y sobrino del único parlamentario de Vox en Castilla y León, Jesús García-Conde del Castillo. 

Pablo Hertfelder García-Conde ha felicitado a Muñoz y ha sentenciado que: “Es un honor personal y que comparte toda la junta directiva contar con Sofía como portavoz nacional y deseamos que TÚpatria sea un altavoz de todas las propuestas que Sofía quiera plasmar para que se defiendan desde la tribuna en el día de mañana, mientras tanto, desde la sociedad civil, seguiremos realizando la labor que venimos haciendo desde hace tiempo”.

Según la portavoz del IPSE abandona el partido con “mucha pena” por las personas que siguen confiando en un partido donde falta “rigor”, falta escuchar de verdad al ciudadano y falta atender los reclamos de la sociedad.

Además ha explicado que ha recibido mensajes ofensivos y ha sido víctima de campañas de acoso e intimidación, algo que ya sucedía cuando presidía Vox en Valladolid.