Detenido el dueño de un bar por obligar a trabajar a empleados contagiados de coronavirus

Continua el festival de insolidarios que está favoreciendo a la propagación del virus durante este verano por su falta de empatía al respetar las normas de prevención.

Esta vez desde las islas Baleares el propietario del restaurante ‘El Pirata de Formentera’, ha hecho honor a su nombre y ha sido detenido acusado de presuntos delitos de lesiones y contra los derechos de los trabajadores por tener a los empleados en cuarentena trabajando.

El hombre fue puesto en libertad a espera de juicio, y su local ha sido clausurado por orden del gobierno balear, que hizo un llamamiento para que los clientes que estuvieran entre los días 10 y 14 de agosto acudieran a hacerse las corrrespondientes PCR en su centro de salud.

El local fue clausurado porque 5 trabajadores activos debían estar en cuarentena tras hacer estado en contacto con otros dos que dieron positivo en las pruebas.

Las autoridades sanitarias ha informado de un total de 15 trabajadores contagiados en el establecimiento