Vídeo | La diferencia entre ser blanco y negro en EE.UU. a ojos de la policía

La sociedad estadounidense arrastra aún el lastre de la esclavitud y existe una profunda desigualdad entre los ciudadanos negros y blancos, según las estadísticas.

Aunque en las últimas décadas ha habido avances en la representación política, deportes o educación, los ciudadanos negros no han logrado igualdad con los blancos en cuanto a ingresos, oportunidades o relaciones con la ley y la justicia.

También en enfrentamientos con la policía llevan las de perder. Según unas estadísticas publicadas por el Washington Post, desde 2015 han muerto 4.728 personas en Estados Unidos víctimas de la violencia policial, 2.385 ciudadanos blancos y 1.257 ciudadanos negros. En el país la población de ciudadanos negros solo supone el 13%, por lo que el porcentaje de los que habían perdido la vida en esas circunstancias era casi el doble que el de blancos.

En los últimos años se han registrado en el país numerosos casos de personas negras que han muerto a manos de la policía sin ni siquiera comprobar si representaban algún tipo de peligro.

En 2013 se creó la asociación Black Lives Matter, después de que un juez absolviera a George Zimmerman, un policía blanco que había disparado y matado a Trayvon Martin, un joven negro que iba desarmado.

En 2014 tuvo lugar otro caso de violencia racial: la muerte del joven negro Michael Brown por disparos del policía blanco Darren Wilson.

En 2018 la actuación desproporcionada de la policía acabó con la vida de Stephon Clark al confundir su teléfono móvil con un arma.

En mayo de este año George Floyd fallecía asfixiado por un policía de Florida que se arrodilló en su cuello y apenas unos meses después, en agosto, una nueva muerte de un ciudadano negro a manos de la policía, sacó a la calle de nuevo el movimiento Black Lives Matter.  Es el caso de Jacob Blake que falleció tras recibir siete disparos a quemarropa.

Para demostrar la diferencia entre ciudadanos negros y blancos a la hora de una actuación policial, el usuario de Twitter Shannon Sharpe ha subido 2 vídeos a través de su cuenta.

En el primer vídeo se puede ver cómo un ciudadano blanco es apuntado por un policía con su arma cuando intenta subirse a su camioneta. Tanto el hombre como su acompañante discuten con el uniformado que incluso llega a bajar el arma en algún momento.

En el segundo vídeo, dos policías apuntan con sus pistolas a un ciudadano negro con las manos en la cabeza. Uno de ellos le propina una patada por la espalda mientras el otro lo agarra por el cuello y lo tiran al suelo. El hombre, como se puede ver, en ningún momento ofrece resistencia.

Las imágenes muestran una desmesurada actuación policial ante un ciudadano negro que no ofrece ningún tipo de resistencia y una nula actuación por parte de la policía ante un ciudadano blanco que grita y hace caso omiso a las órdenes del uniformado.