Interrumpido un ensayo de la vacuna de Oxford tras enfermar unos de los pacientes

La vacuna de la farmacéutica AstraZeneca, a la que el gobierno ya ha comprado 3 millones de unidades, ha tenido que interrumpir su ensayo clínico tras haber enfermado uno de los pacientes.

Uno de sus participantes ha sufrido “una enfermedad potencialmente inexplicable” en las pruebas con la vacuna para la COVID-19.

El enfermo reside en el Reino Unido, y desde la compañía aseguran desconocer la naturaleza de la reacción adversa que sufrió el paciente, aunque esperan que se recupere.

El portavoz de la empresa explicó a los medios el motivo de la interrupción de las pruebas: “Esta es una acción de rutina que sucede siempre que hay una enfermedad potencialmente inexplicable en uno de los ensayos mientras se investiga, asegurándonos de que se mantiene la integridad de los estudios”.

La vacuna producida por AstraZeneca junto y la Universidad de Oxford está realizando pruebas en EEUU, Sudáfrica y Brasil y está obteniendo datos prometedores a pesar del percance.

La Unión Europea adquirió 300 millones de dosis para repartir entre los países miembros.