Vídeo | Bolsonaro: “Todos nos vamos a morir un día… tenemos que dejar de ser un país de maric*s”

El presidente de Brasil, uno de los países más castigados por la primera ola de la COVID-19 que se ha cobrado 163.000 muertos, Jair Bolsonaro, ha vuelto a menospreciar al virus.

En una rueda de prensa realizada ayer desde el Palacio de Planalto volvió a mostrar con sus declaraciones contrarias a la opinión de los expertos que antepone la economía a la salud.

Brasil acumula más de 5,6 millones de contagios acumulados y fue uno de los países que más tardaron en tomar las laxas medidas que aplicó debido al negacionismo de su presidente, que fue contagiado por la enfermedad.

«Les dijeron quédense en casa que la economía se recupera después y los hundieron a todos», al tiempo que «esposaban y detenían a unas mujeres por ir a una playa» como «sólo ocurre en las dictaduras», dijo en alusión a las medidas tomadas por alcaldes y gobernadores para intentar detener el avance de la pandemia.

Bolsanaro aprovechó su discurso para hacer política, y pidió a los empresarios  que vean cómo la izquierda vuelve a ocupar el poder en varios países suramericanos, donde ahora «aumentan los intereses y los impuestos y hasta se expropia».